Carne

La I.G.P. Carne de Ávila presenta una serie de particularidades que la convierten en una carne de prestigio, fácil de cocinar y agradable de consumir

El conjunto de peculiaridades procedentes del terreno donde se crían los animales de Raza Avileña-Negra Ibérica, su sistema de producción en régimen extensivo, el buen hacer de los ganaderos, que apuestan por la sostenibilidad, respetan el medio ambiente y se mantienen en el medio rural, así como los métodos tradicionales de elaboración, confieren a la Carne de Ávila la calidad diferenciada de un alimento muy demandado por el consumidor y reconocido por la legislación de la Unión Europea.

El amparo bajo una I.G.P. reconoce las cualidades que esta raza nos ofrece.